Conducir de noche: Cómo evitar la somnolencia

highway-216090_1920

Por la noche, nuestro cerebro puede jugarnos malas pasadas. Ya sea porque la información que recibimos a través ojos no llega con total claridad o por otras cuestiones, como la fatiga, pero no se está al 100%. Lo mismo ocurre cuando cogemos el coche, razón por la que, conducir de noche, se convierte en causa de accidentes en carretera. Implica más riesgos que conducir de día, pero muchas veces, por motivos de horarios o de rutas, no hay otra opción que emprender nuestro viaje por la noche por lo que es necesario saber qué podemos hacer para que la conducción por la noche sea segura.

Uno de los grandes peligros a la hora de coger el coche por la noche es la somnolencia; aunque es cierto que la sensación de sueño puede aparecer en cualquier momento del día. Para evitarlo es importante, antes de coger el coche, descansar las horas necesarias (se recomienda dormir previamente un mínimo de 5 horas), no comer en exceso ni antes ni durante del viaje, ya que la digestión puede causar sueño, y asegurarnos de que, en caso de que se esté tomando algún medicamento, éste no produzca somnolencia.

¿Qué podemos hacer para evitar dormirnos en el coche?

  • Lleva siempre agua fresca en el coche y beber con frecuencia, ya que es fundamental mantenerse hidratado. También se puede optar por bebidas energéticas y/o con cafeína, pero es importante saber que si se tiene sueño, este tipo de bebidas no van a acabar con él; en ese caso, lo más recomendable es hacer una parada. En cuanto a la comida, nada de comidas pesadas y opta por chicles o caramelos, es decir, algo que puedas masticar durante un buen rato, ya que mantiene entretenido y activo.
  • Enciende la música, mantendrá tu cerebro activo (y si te animas, ¡canta!).
  • Evita ambientes calurosos, las altas temperaturas provocan somnolencia. Pon el aire acondicionado y/o abre las ventanillas para refrescarte y despejarte y mantener la temperatura adecuada dentro del vehículo.
  • Realiza paradas periódicas para poder descansar y estirar las piernas, para despertar el cuerpo.
  • Si durante la conducción sentimos sueño y tenemos ganas de dormir, hay que hacer caso al cuerpo y descansar. Una parada para dormir (con una siesta de 20 minutos es suficiente) evitará un futuro accidente.
  • Como cada vez que emprendemos un viaje, sea de día o de noche, es importante haberlo planificado previamente. Ten claras las rutas, el estado de las carreteras y la previsión meteorológica.

Consejos para conducir de noche

¿Qué pasa cuando conducimos por la noche? Además de la posible aparición del sueño, conducir de noche también conlleva otros riesgos. La agudeza visual disminuye, también la capacidad para reconocer los colores y los cambios y destellos de luz pueden afectar a la conducción. Los ojos se tienen que esforzar más y con el paso de las horas, y según avanza la noche, nuestros reflejos disminuyen y puede aparecer la fatiga. Por esto es tan importante estar descansado antes de coger el coche. El cerebro está acostumbrado a un horario en el que, por normal general, por el día permanecemos activos y por la noche dormimos, es por esto que una de las horas más críticas a la hora de coger el coche es a partir de las 02:00 de la mañana. Por otro lado, si no se viaja solo, se recomienda hacer relevos con otro conductor.

Además de la previsión del viaje, durante la conducción tenemos que prestar especial atención a la carretera y asegurarnos de ver y de ser vistos. Mantener la distancia de seguridad, respetar los límites de velocidad, comprobar que las luces estén bien regladas y, para evitar destellos, evitar fuentes de luz en el interior del coche que puedan afectar a la visión.

Deja un comentario