5 formas de conducir por las que te pueden multar (y aún no conoces)

steering-wheel-2209953_1920

Comer o beber, quitarnos la camiseta en verano, acelerar cuando nos acercamos a un semáforo en ámbar o tocar el claxon porque el coche de delante no se mueve con el cambio del semáforo a verde. Este tipo de acciones que parecen tan habituales en el día a día en la carretera, son motivo de multa. Probablemente no te has parado a pensar en ellas, pero lo cierto es que todas ellas pueden poner en peligro la seguridad al volante.

  1. Comer en el coche, hasta 100 euros. Según el artículo 18.1 del Reglamento General de Circulación, cualquier tipo de distracción al volante puede ser sancionada con una multa leve de hasta 100 euros. En este caso se incluye comer o beber en el coche, ya que estas acciones pueden dificultar el campo de visión o la movilidad en la conducción. Además, también se puede llegar a sancionar con hasta 100 euros maquillarse, peinarse o afeitarse mientras se conduce. Pero, ¿y fumar? Según ha confirmado la Dirección General de Tráfico, no se puede multar a una persona por estar fumando mientras conduce; eso sí, a no ser que suponga una distracción para el conductor o ponga en riesgo la seguridad en carretera, en este caso la multa sería también de 100 euros.
  1. Tocar el claxon (sin motivo), 80 euros. Se ha acabado tocar el claxon por cualquier razón, ya que hacerlo puede ser castigado con una multa leve de 80 euros. Sobre todo si se toca el claxon en zonas de descanso, como podrían ser hospitales. Algo similar ocurre si conducimos con la música excesivamente alta. Eso sí, no tocar el claxon cuando sí que se debería hacer, para advertir un peligro inminente o una urgencia (el artículo 110 del Reglamento de Circulación refleja cuándo está permitido tocar el claxon), equivale a una multa de 100 a 200 euros.
  1. Conducir sin calzado, de 80 a 200 euros. Y no solo descalzo, conducir con chanclas, sandalias o calzado inadecuado que no tenga adherencia también puede ser sancionado con una multa de 80 euros. Y, es que, según el artículo 17 del Reglamento General de Circulación, se podrían considerar como factores que limitan el movimiento y, por tanto, ser un peligro durante la conducción. Lo mismo ocurre al conducir, por ejemplo, sin camiseta.
  1. Saltarse un semáforo en ámbar, 80 euros. Hay quien piensa que un semáforo en ámbar es sinónimo de acelerar y no de parar. Todo lo contrario, y hacerlo supone una multa leve. Según el artículo 146 del Reglamento General de Circulación, la luz ámbar fija equivale a la roja, por lo que, a no ser que haya algo que impida detener el vehículo (demasiada velocidad, cercanía, etc.), es obligatorio parar.
  1. Conducir con el brazo fuera (y que el resto de los pasajeros también lo saquen), hasta 100 euros. Bajar la ventanilla y sacar el brazo, típico ¿verdad? ¡Si hasta en el anuncio de una conocida marca de vehículos también lo hacían! Según las normas de conducción, las dos manos tienen que estar en el volante para poder reaccionar ante cualquier peligro, y el no hacerlo puede ser multado con hasta 100 euros. Además, conducir con el brazo fuera puede suponer una distracción en la conducción, lo cual está sancionado según el artículo 18 del Reglamento General de Circulación. Curiosamente en este artículo también podrían entrar sanciones por conducir mientras se discute. Como conductores, también es nuestra responsabilidad cuidar del resto de ocupantes del vehículo y asegurarnos de que ninguno de ellos saca los brazos por la ventanilla; en caso de accidente, podría ser muy peligroso.

Deja un comentario